El cruce del Darién en sus comienzos


A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX en todas las potencias del mundo se especulaba con la posibilidad de hacer un canal interoceánico que facilitara la navegación entre el Atlántico y el Pacífico para reducir el largo trayecto alrededor de Sudamérica.

El canal de Suez, que evitaba rodear África, estaba en curso y ahora tocaba hacer otro paso para evitar el temido cabo de Hornos. El país más interesado en todo ello era Estados Unidos, un canal por Centroamérica le permitiría conectar fácilmente su floreciente costa Oeste a las ciudades desarrolladas del Atlántico.

En 1854 se mando una primera expedición. A bordo del USS Cyane iba el teniente de navío Issac Strain; que con un grupo de 27 hombres y con provisiones para unos cuantos días se internaría por el Darién para llegar al Pacífico y estudiar la ruta del posible canal.

USS Cyane

Strain seguía las indicaciones del doctor Edward Cullen, miembro de la Royal Geographical Society, quien aseguraba que había recorrido aquellas selvas y conocía el camino a través del istmo. Un camino que definía sin contratiempos ni alturas importantes. Era sin duda la ruta milagrosa que se estaba buscando.

Con los años se demostraría que el doctor Cullen había sido un impostor que defendió hasta su muerte la ruta que jamás existió.

Pero el teniente Strain con sus 27 hombres, la soberbia de despreciar a los indios locales y sin ningún tipo de preparación ni experiencia en selvas, se adentró por ese supuesto camino imaginario y libre de dificultades.

Tampoco sabia que Nuñez de Balboa había cruzado el istmo ayudado por los indios de los que se ganó sus favores y después de haber pasado años por esas tierras conociéndolas y adaptándose a ellas.

Strain

Strain desembarcó en la bahía de Caledonia, en la zona de Kuna Yala y no se volvió a tener noticias de el hasta cuarenta y nueve días después.

Sus calamidades comenzaron desde el primer momento. La ruta del doctor Cullen no aparecía y a los pocos días ya se habían perdido. Se quedaron sin comida y con sus armas inservibles por el oxido. Siguieron el río Chucunaque en dirección contraria, desoyendo a los indios que encontró y se dirigió al mismo centro del Darién alejándose del Pacífico. Ante la desesperación y el hambre tuvieron que comer cualquier cosa. El calor, la humedad sofocante y las lluvias eran experiencias que nunca habían vivido con esa intensidad. SIn duda la selva les estaba devorando.

Sus hombres empezaron a morir uno tras otro y con tres de los más fuertes, dejando al resto detrás, Strain pudo llegar a la costa en busca de auxilio. Alcanzó tambaleándose medio desnudo, con la piel desgarrada y sangrando un poblado indígena. Y después de recuperarse ligeramente volvió a por sus hombres.

Había descubierto que no existía tal camino, que el Darien tenía montañas que hacían impracticable un canal y lo mas importante: que cualquier empresa que se llevara a cabo allí debía estar muy bien preparada. Saber esto le había costado la vida de siete hombres y la locura de muchos de ellos que quedaron afectados de por vida. Parece ser que incluso tuvieron que devorarse entre ellos para sobrevivir.

Strainrescue

Cuando llegaron a un lugar civilizado, Strain pesaba 34 kilos, y sin recuperarse del todo moría unos años más tarde.

La soberbia y el desconocimiento habían castigado duramente aquella primera expedición para encontrar el paso del Darién. Balboa lo hizo sin perder ni un solo hombre. Esto nos da que pensar del buen hacer y el carácter tan extraordinario que profesaba aquel descubridor que hoy merece todo nuestro reconocimiento.

Posted in Por la Ruta de Balboa | Leave a comment

Descubridores visita La Sociedad Geográfica Española

Alberto Flechoso, director y “alma mater” de nuestro proyecto ha presentado el “Proyecto Descubridores, por la ruta de Balboa” a Javier Alonso-Iñarra, encargado de expediciones de la Sociedad Geográfica Española.

El proyecto va tomando cada vez más notoriedad y poco a poco va estando en boca de más y más amigos ¡Gracias a todos!

Esperemos que pronto podamos llegar al objetivo y gracias al crowdfunding consigamos la financiación que necesitamos. Para ello nos hace falta vuestro apoyo y el de todos aquellos a los que pueda interesar.

No os imagináis como os agradecemos vuestra colaboración, por poco que os parezca para nosotros cada pequeña aportación es importante y TODAS cuentan.

Alberto Flechoso visita la SGE

Sociedad Geográfica Española

En la foto de izquierda a derecha Alberto Flechoso director y alma mater del “Proyecto Descubridores”, en el centro Javier Alonso-Iñarra encargado de expediciones de la Sociedad Geográfica Española y José Mijares, dueño del Ice Bar del cabo norte y expedicionario ártico.

Creemos que esa combinación de aventura e historia bien contada con rigor es posible y este primer intento servirá para demostrarlo. La recaudación va lenta, y necesitamos que más gente lo apoye. Lo más importante es ahora la difusión y en eso trabajamos sin descanso todo el equipo. Puede parecer un objetivo difícil pero nos mueve la motivación de hacer algo que merece la pena, contar las historias y aventuras de nuestros olvidados y denostados descubridores con un nuevo estilo.

Posted in Descubridores | Leave a comment

La cabeza de Balboa

Cuenta la leyenda que la cabeza de Núñez de Balboa se conserva aún entre los indios de la selva del Darién. Generación tras generación los chamanes la han ido guardando como una reliquia del hombre que sin duda marcó su existencia.

Aquel día de Enero de 1519 acabó tragicamente con la vida de Balboa. Su verdugo, Pedrarías Dávila, lo mandó ejecutar por las intrigas y envidias que le producía un personaje que con personalidad y buen hacer había conseguido no solo uno de los más importantes descubrimientos geográficos de la historia, además se había ganado los favores y pleitesías de muchos de los caciques de la región que hoy es Panamá; algo que su superior no soportaba.

Después de su ejecución, los soldados de Dávila, clavaron la cabeza en un pica, para mostrar a todos los seguidores de Balboa el poder del nuevo gobernador. Y mandó dejarla allí hasta que las alimañas y el tiempo acabara con ella como escarmiento a un hombre del que no podía admitir su éxito.
Anayansi Nuñez
Por la noche, sin que nadie la viera, su amada y fiel compañera india, Anayansi, se deslizó entre las sombras y se llevó aquel recuerdo del hombre que tanto había querido.

Desde entonces, generación tras generación, los chamanes o jefes de la aldea, como un secreto, han ido pasando aquella reliquia que nadie ha visto y que forma parte del mito de este hombre extraordinario que fue Balboa.

Quizá nosotros en nuestro proyecto podamos averiguar algo mas de aquello.

Ayudanos a conseguirlo

http://www.verkami.com/projects/3894-descubridores

Posted in Por la Ruta de Balboa | Leave a comment

Conversación sobre el proyecto de Panamá y Verkami

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Con un pie en la selva ¿Nos ayudas?

Ya ha empezado la cuenta atrás para conseguir los fondos de “Proyecto Descubridores: por la ruta de Balboa”. Contamos ya con 200 euros y quedan 38 días!!!!

Captura de pantalla 2012-12-16 a la(s) 11.05.18

Anímate y vente de forma virtual a atravesar el Istmo de Panamá. No vas a pasar calorazo, ni te picarán mosquitos, serpientes ni tendrás que pasar noches colgado de una hamaca en medio de la selva del Darién…..pero será como si lo hicieras porque te lo vamos a ir contando paso a paso.

A nuestra vuelta podrás tener un documental que cuente el viaje al completo y que lo compare con aquel que hizo Núñez de Balboa hace 500 años. Aventura, historia y un buen testimonio documental.

¿Qué te parece?

http://www.verkami.com/projects/3894-descubridores

Toda aportación nos ayuda y por eso ¡¡¡GRACIAS!!!

Posted in Atrevida | Leave a comment

Preparados, listos, YA!!!

CapturaVerkami

Atención a todos:

¡Comienza nuestra aventura de la financiación colectiva!

Participa como “pequeño productor” y ten por seguro que al ayudarnos serás parte activa del proyecto. Pincha en el enlace Verkami y verás cómo puedes empezar a formar parte de nuestro equipo desde este mismo momento.

Si te gustan la aventura y los documentales, si te interesa una televisión de buenos contenidos esta es tu oportunidad de participar en un proyecto de historia real y exploradores modernos.

La ruta de Núñez de Balboa nos espera ¿Te apuntas?

GRACIAS

Image | Posted on by | Leave a comment

Vasco Núñez de Balboa y la perla “Pelegrina”

La perla que según un documento de la época, pesaba 58,5 kilates, fue hallada en el Golfo  de Panamá por un esclavo a principios del 1500 y viajó a España con el conquistador Vasco Núñez de Balboa quien se la ofreció como presente al Rey de España Fernando V.

Pocas joyas llevan tras de sí una historia tan fascinante, sin embargo, su apodo «Peregrina» no se debe a su historial viajero, sino a su peculiar forma. En siglos anteriores, el adjetivo «peregrino» significaba «raro, caprichoso, especial». Esta perla fue también llamada «La sola», «La margarita»…

Las perlas en forma de lágrima son muy apreciadas por su belleza y escasez, y es por ello que la Peregrina se convirtió en objeto de deseo de la realeza de la época, como Margarita de Austria, Isabel de Borbón o María Luisa de Parma, reinas de España que la lucieron a lo largo de los siglos.

Un siglo después se cuenta que el Príncipe Felipe II se la regaló a su nueva esposa, la reina inglesa María Tudor, y de hecho ella luce una gran perla en el famoso retrato pintado por Antonio Moro (Museo del Prado de Madrid). Pero en realidad la Peregrina se adquirió muchos años después de la boda, por lo cual la gran perla que poseyó la reina inglesa fue otra.

Lo cierto es que la Peregrina, prendida de un broche o joyel junto con el diamante El estanque, fue lucida por las sucesivas reinas que ocuparon el trono español, La reina Margarita de Austria la lució con dicho broche en su retrato ecuestre terminado por Velázquez (Museo del Prado), y también su esposo Felipe III de España la lleva, prendida de su sombrero (sin el broche), en el retrato que hace pareja con aquel.

Trasiego de una perla viajera

Al igual que otras gemas singulares como El estanque, la Perla Peregrina pertenecía a un grupo de joyas de la corona que los reyes debían transmitir de padres a hijos. Como la colección de cuadros, que fue el germen del posterior Museo del Prado, estas joyas tenían un valor histórico y simbólico y los reyes debían asegurar su conservación.

Sin embargo la Peregrina cubrió un periplo extenso primero por Francia, incluida en las arcas de Bonaparte y después a Estados Unidos después de que el actor Richard Burton la adquiriera (sirviéndose de un intermediario) por la «simbólica» cantidad de 37.000 dólares, como regalo a su amada Elizabeth Taylor.

Liz Taylor la luce en la gran pantalla

La famosa actriz lució la perla en su breve aparición en la película de época Ana de los mil días (1969) y posteriormente incorporó la perla a un collar de rubíes y diamantes, de estilo renacentista, diseñado por la prestigiosa joyería Cartier de París. Este aderezo hizo de la Peregrina, todavía más si cabe, una pieza de valor incalculable. La luciría así en la película musical A Little Night Music (Dulce Viena) en el año 1977.

Hasta su fallecimiento, Liz Taylor seguía siendo la propietaria de este ejemplar (según casi todos los indicios, el auténtico) de la Perla Peregrina.

2011: la perla, otra vez en venta

El 3 de septiembre de 2011, el diario español ABC anunció que las joyas de Elizabeth Taylor, y entre ellas la perla Peregrina, serían exhibidas por la sala de subastas Christie’s en varias capitales del mundo como paso previo a su venta. España no figuraba en dicha gira, pero de manera excepcional, la Peregrina viajó a Madrid para su exhibición a los medios de comunicación. Supuso su (fugaz) regreso dos siglos después de su expolio durante la ocupación napoleónica.

Tal como contó el diario La Vanguardia, la subasta de la Peregrina y de las restantes joyas de Taylor se produjo el día 13 de diciembre de 2011; la perla alcanzó los 9 millones de euros.

Fuentes consultadas: “Vasco Núñez de Balboa, el descubrimiento del mar del sur” de Frutos Asenjo Garcia Editorial Silex,  wikipedia y deleusejewelers.

Posted in Por la Ruta de Balboa | Leave a comment